28 de marzo de 2019

Despedida


Despedida­…

Sí y no. O ambas cosas a la vez… No se me impaciente, le explico.

Como ya sabe, hace tiempo que tengo el blog abandonado, y en este periodo de, digámosle, sabatismo, he reflexionado, varias veces, sobre la conveniencia o no de continuar con el blog. No lo voy a eliminar, tiene demasiada historia como para borrar su existencia de un plumazo, por él han pasado cientos de personas, algunas para quedarse, otras simplemente para saludar, y les tengo el respeto suficiente como para no eliminar todos los comentarios y momentos divertidos que, ya para siempre, han quedado reflejados en él. 

Empecé a escribir en éste blog hace ya 12 años, contaba en aquel entonces con 37 tacos. Ahora, a punto de cumplir 49, la vida se ve desde otra perspectiva. Todo evoluciona, y algunas cosas hay que dejarlas atrás. Lo cierto es que, cuando uno tiene alma de bloguero, lo tiene para toda la vida, y el gusanillo de escribir, o juntar palabras para decir tonterías, llámelo como quiera, siempre vuelve. 

Me despido de Graceland al mismo tiempo que me mudo a Dígame Usted, mi nueva casa y por supuesto, la casa de todo aquel que quiera acompañarme, si usted gusta, será bien recibido y… bueno, puede continuar leyendo aquí…




3 comentarios:

Uy lo que han dicho...