19 de diciembre de 2012

Ser padres.


Ser padre, es cada vez más difícil…

Y no me refiero al hecho de engendrar en sí, si no a todo lo que viene después. Bastante después, más o menos cuando son lo suficientemente mayores como para ir al colegio, pero no lo suficiente como para ser más o menos independientes en sus labores escolares.

Si tiene usted hijos, entenderá perfectamente de lo que estoy hablando. Si no los tiene, seguramente dejará de leer, porque estará harto de que la gente que tiene hijos le hable de sus hijos. Lo entiendo perfectamente. Cuando yo no tenía hijos pensaba como usted: “qué pesado, otra vez hablando de sus hijos”. Pero el día que usted tenga hijos, se acordará de esto… si es que lo lee. Pero usted, que sí que tiene hijos, me entenderá.

Hasta hace bien poco, uno llegaba a casa después de un día de trabajo (porque yo afortunadamente trabajo), y podía disfrutar con sus hijos, jugar un rato con ellos, darles de cenar e incluso bañarles, todo ello con satisfacción. Bueno, seguramente pensará que no todos los días llegaba con el suficiente ánimo como para desempeñar dichas labores, pero así y todo, lo hacía. Y a mí me pasaba lo mismo, no se crea que yo soy raro. Bueno, quizás si que lo sea, pero por otros motivos que no vienen al caso.

Como se suele decir, la satisfacción de ver crecer a los hijos y participar en ello, no tiene precio, por mucho que uno llegue cansado de trabajar y sin humor para berrinches espontáneos.

Además, en la sociedad moderna, se fomenta el diálogo con los hijos y dedicarles toda la atención del mundo, vamos, lo que se conoce como “ser un buen padre”, empresa ésta que secundo de forma entusiasta, y que sin pretenderlo, añade más dificultad a la tarea de ser padre. Porque no todo el mundo sirve para ello, sobre todo si sus hijos le hacen burla y se tapan las orejas, porque no les deja jugar tranquilos con el ordenador o cualquier otro tipo de consola. Vamos, que no le hacen ni puto caso. Y usted intenta dialogar… sin ningún éxito. Pero superamos todas esas dificultades y, más o menos, cumplimos con el objetivo.

Pero es entonces, cuando a algún iluminado se le ocurrió, que los padres también deberían participar en las actividades extraescolares de sus hijos. No, no todos los padres deberían participar en las actividades de sus hijos, si no cada uno en las de sus propios hijos. Y llegadas estas fechas, casi todos los niños, y seguramente también los suyos, sobre todo si tienen menos de diez años, representan en sus colegios alguna que otra obra teatral para regocijo y algarabía de los propios niños.

Y tal participación de los padres, no es otra cosa que fabricar un disfraz para su hijo/a, o como es mi caso hijos/as, que le sirva como vestuario para participar en dicha función. Efectivamente, otra dificultad añadida a nuestra intención de “ser buen padre”. Es decir, trabaja, ayuda en sus tareas escolares, baño, cena y… ser costurero/modista/sastre/diseñador e intentar no jurar en hebreo y no morir en el intento. Todo ello para que sus hijos/as lleguen al colegio, se prueben el disfraz para recibir el visto bueno del “profesor/director de obra de teatro”, y se presente la hija/o, o hijas/os del vecino con un traje diseñado por Dior o por la mismísima Agatha Ruiz de la Prada que le queda divino de la muerte…

Seamos serios. Antiguamente, eso, lo hacían los profesores, lo de ser padre… es otra historia.


Pd.: No deje de visitar mi otro Blog.


   

16 comentarios:

  1. Pero la cara de orgullo de los padres al ver a sus retoños mostrando sus dotes artísticas mientras luce esa creación digna de revista de modas, no tiene precio. A mi en lo personal lo que me gusta es cuando son los padres los que representan la obra para sus hijos. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay amigo, yo que entre otras cosas soy modista, me tocaba hacer los disfraces de toda la clase, por que participada de las actividades dentro del colegio, era un colegio muy participativo, lo que no eran participativos eran los padres, y siempre nos tocaba a los dos o tres de turno, mejor no te cuento que te deprimes, ja ja ja ja

    Ahora son mayores, creeme es mucho peor, disfruta lo que puedas.

    Un besote y feliz Navidad

    ResponderEliminar
  3. Para mí, ser padre (en general) es lo más difícil que hay que hacer en esta vida. Es complicadísimo saber cuanta cuerda soltar o cuando tirar para que no se desmadren (Cuando los tuyos sean adolescentes o pre-adultos entenderás mejor esto que te digo). Yo tengo uno de 15 con un pavazo que no se tiene y una de 21 que a veces parece que tiene 40 y otras 7....
    Pero mira, el tema de los disfraces yo no lo he sufrido nunca. Lo primero, porque ellos nunca han sido de morirse por disfrazarse y les daba más bien igual lo que les pusiera, y lo segundo, porque aprovechando su indiferencia por el tema, cada año han ido disfrazados de lo que el año anterior había ido el hijo de mi compañera...

    Un beso, Elvis

    ResponderEliminar
  4. como tengo hijos ratifico todas tus palabras echas opinion y que es fundentalmente VERDAD cape

    ResponderEliminar
  5. a mí me encantaría hablar de mis hijos y compartir... pero...

    enfins.

    bss!

    ResponderEliminar
  6. Ayer vi un anuncio de Play Station que animaba a los padres a jugar a la consola con sus hijos, me resultó raro.

    Por los disfraces no hay que preocuparse, si vana hacer alguna obra navideña es fácil, los pastores y demás gente de la época vestían de cualquier manera, con ponerle al niño una manta encima en plan poncho a lo Clint Eastwood ya vale ;P

    ResponderEliminar
  7. Hay que ahorrar costes hermano. Es el signo de los tiempos.

    ResponderEliminar
  8. Hay que deisfrutar lo más posible de los hijos aunque yo nunca he sido amigo de la mía; estaba claro que era su padre. Luego crecen y se acaban esas participaciones ¡ley de vida!
    ¡FELIZ NAVIDAD!

    ResponderEliminar
  9. A todos los que tenéis hijos os toca estos días un momento cástor.

    http://youtu.be/di87gfnelkQ

    ResponderEliminar
  10. !!Hola,elvis!

    Como decía una amiga mía,cuando son pequeños te dan ganas de comértelos,después te arrepientes de no habértelos comido.

    Pero,dan muchas alegrías,son lo mejor q nos puede pasar,ser padres.
    Buen post,elvis.Muchísimos besitos.

    ResponderEliminar
  11. Valeria, claro, tú estás del "otro lado", pero el día que yo tenga que interpretar lo que sea... se hundió la industria de la farándula, te lo aseguro...
    Besos.


    Pizarro, igualmente.
    Saludos.


    Odry, por desgracia esas colaboraciones desinteresadas no se valoran como se merecen. Ojalá fuera yo modisto. No tendría que pasarlas canutas para imaginarme el vestuario jajaja
    Besos y feliz navidad.


    Novicia, espero poder adaptarme a su crecimiento y crecer con ellos...
    Afortunadamente sólo es una vez al año, así que ya estoy libre de ello hasta las próximas navidades...
    Besos.


    Anónimo, gracias, me anima saber que no estoy sólo...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Dalicia, ten cuidado con lo que deseas, que lo mismo se cumple...
    Besos.


    Doctora, no es tan fácil. A alguien se le ocurrió darle a mi hija el papel de paloma. Y te juro que no es fácil crear de la nada un disfraz de paloma.
    Besos.


    jaal, si yo ahorro. Lo que no he ahorrado es en neuronas...
    Saludos.


    Juan Carlos, desde luego. No lo cambio por nada. Pero es que hay disfraces... y disfraces.
    Abrazo.


    Pazzos, jajajaja, qué bueno. Pa matarle... Así es el maravilloso mundo de los niños.
    Abrazo.


    Esmeralda, así es. Desde luego que no lo cambio por nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. De las manualidades mejor no hablamos.

    ResponderEliminar
  14. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Uy lo que han dicho...