11 de octubre de 2009

Duda existencial.

Siempre he tenido un par de pequeñas dudas existenciales. Pero antes de exponerlas, os daré tiempo para que hagáis unos ejercicios de autocontrol. Supongo que estáis sentados en una silla más o menos cómoda…, así que poneros lo más cómodos posible y cerrar los ojos. Bueno, no, será mejor que antes de cerrar los ojos, leáis todas las instrucciones y después procedáis a cumplirlas.

Cerrar los ojos… los dos, que si no es trampa. Respirar todo lo hondo que os permita vuestro pecho, sin llegar a romperos en dos, o en tres. Contar diez, y hasta diez. Es indiferente que lo hagáis hacia delante o hacia atrás, pero si lo hacéis hacia atrás, para llegar a diez, tendréis que empezar por el 19, que os conozco, y si empezáis por el 20 habréis contado 11 en lugar de 10. Seguir respirando hondo, más o menos unos 50 metros de profundidad. Y es importante contar sólo diez, porque hay que contar a razón de un número por segundo, y si contáis once estaréis un segundo de más con los ojos cerrados, lo cual os puede llevar a caer en un estado de somnolencia tal, que no os permita asimilar completamente la duda existencial que os plantearé.

Posiblemente pensaréis que todo esto importa un carajo…, pues no lo voy a discutir, que cada uno haga lo que quiera, allá cada cual, yo ya he avisado, y el que avisa no es traidor, si no todo lo contrario, así que ahí van mis dudas existenciales:

Los entremeses… ¿entre qué meses están? Porque la verdad, nunca lo dicen y así es difícil pillarlos, porque hay que imaginárselo. Si son entremeses fríos, podemos interpretar que están entre Diciembre y Enero, pero también se puede interpretar, que están entre Julio y Agosto para refrescarnos el paladar y el estómago. Y si son entremeses calientes… ¿se llaman así porque son unos cachondos? Según esta teoría, se me viene a la cabeza la imagen de una croqueta entrando en el aro que forma un calamar rebozado…, claro que también se pueden llamar calientes por calentarnos el estómago, en ese caso, será mejor que estén entre Diciembre y Enero, o entre Noviembre y Diciembre…, o ya puestos, porqué no!! entre Enero y Febrero. Claro que no sé muy bien si decir entre qué mes están, o entre qué mes son, que ni están todos los que son, ni son todos los que están, y no es lo mismo ser que estar, aunque los dos sean verbos copulativos.

Y esto me plantea mi segunda duda existencial:

Los verbos copulativos… ¿se llaman así porque copulan? Y si copulan… ¿lo hacen entre ellos, o con otros verbos no copulativos que caen en la tentación? ¿Son sus hijos las conjunciones copulativas: y, e, ni, que? Claro que con tanto copular, consiguieron familia numerosa de copulativos… Espero que las conjunciones no copulen entre sí, porque esto sería un cachondeo y un escándalo público, y además copulativo, que está bien que los hermanos estén unidos, pero tampoco hay que pasarse. Espero que copulen con las conjunciones distributivas, así al menos se distribuirán unas con otras más ecuánimemente, y la cópula no será tan escandalosa… Y si no, que copulen con los números primos, que yo no sé si lo de primos se refiere al parentesco que les une, o porque son unos primos porque les engaña cualquiera… Si es lo segundo, serán presa fácil para las conjunciones…

En fin, entre tanto entremés copulativo, se me ha acabado el tiempo, y menos mal que no hay minutos copulativos, porque entonces acabaríais con tal cacao copulativo como el que tengo yo en la azotea…

Pd.: Si después de leer esto, no os entran ganas de copular…, es que algo falla en lo que he escrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Uy lo que han dicho...