24 de mayo de 2011

Cri Cri...

Domingo, 19:34 de la tarde.

Me dispongo a iniciar el rito dominical de hacer la cena, mientras degusto una refrescante cerveza (aunque no lo crean, así es como suelen estar las cervezas cuando permanecen cierto tiempo en la nevera…), y como siempre, lo inicio quitándole la piel a las patatas cuchillo en mano… Dicho finamente, pelando las patatas, que además en este caso y debido a que teníamos invitados, la cantidad de tubérculos a ser pelados iba a ser una cantidad considerable .

A mi lado, impertérrito hasta el momento, permanece inmóvil en su cubículo un habitante que, por capricho de mi hija, vive desde hace una semana de ocupa en mi casa, más concretamente en la provincia cocina allá al norte, un grillo… bastante negro. El animalito en cuestión, decide obsequiarme con la interpretación de una pieza improvisada, que acepto de forma divertida como acompañante de mi tarea…





Domingo, 20:05 de la tarde.

Termino de pelar las patatas (sí, tengo la mala costumbre de hacerlo despacito, para no perder ningún miembro ni nada de eso…). Mi amigo el grillo continúa con la interpretación de su solo de alas y empiezo a pensar si el motivo de tanta animación no tendrá como origen algún malestar con su estómago. Más concretamente por tenerlo vacío… Sin dejar mi labor, le digo a mi hija que le eche un poco de lechuga a ver si se calma. Tras echarle un trozo de dicha hortaliza, la cual le tapó por completo, se calla durante unos segundos… justo el tiempo que tarda en subirse encima de la lechuga, pero enseguida continúa con su afición favorita,


Domingo, 20:25 de la tarde.

Mientras se fríe la primera sartén de patatas, empiezo a notar como un ruido molesto se introduce por mis oídos y se instala casi a fuego en mi cerebro… Sí, el ruido en cuestión es un crí crí bastante molesto a estas alturas, y empiezo a pensar si tanta insistencia no tendrá que ver con el hecho de que posiblemente le ha llegado el olor de las patatas en la sartén y preferiría una patata en lugar de la lechuga… Eso me hace dudar entre darle un trozo de patata… o echarle a la sartén para que se sirva él mismo…



Domingo, 20:45 de la tarde.

Con cautela y de una manera condescendiente, traslado el habitáculo de mi “amigo” el grillo al otro lado de la ventana, es decir, al balcón… Pero mi hija se da cuenta y dice: “Papi, si le sacas a la calle se va a morir de frío…”. Y cuando te dicen algo así, con esa carita de pena, no te puedes negar, así que haciendo de tripas corazón, le vuelvo a ubicar a su posición original, a lo cual mi “amigo”, para demostrarme su gratitud, decide intensificar su cántico para algarabía de mi hija y sufrimiento de mis oídos…



Domingo, 21:45 de la noche.

Ya hemos cenado, y mientras recogemos la cocina, nuestro “amigo” continúa incansable con su pasatiempo preferido. Sí, a mi también me parece increíble que un trocito de lechuga, que ni siquiera se había comido entero, proporcionara tanta energía… Mi cabeza parece ya un auditorio, pero como ya iba a abandonar la cocina, decido no tomar represalias dolorosas, y le brindo a mi “amigo” el placer de dejarlo sólo en la cocina con la radio puesta escuchando los resultados de las elecciones…

Afortunadamente, el lunes ya no nos quedaba lechuga…



14 comentarios:

  1. Macho, pobre grillo, lo estabas poniendo caliente con el cri-cri del aceite de las patatas, y él, canta que te canta para llamar a la hembra.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Julio-jagdo,todos los animales del mundo suelen cantar para seducir a alguna hembra,así que tu sabrás ;P

    ResponderEliminar
  3. Las cosas que hay que hacer por un hija, eh ???... Anda que si no fuera por tu niña, no la habrías tirado ya por el retrete y presionado el botoncito, para que el chorro de agua lo arrastrara hasta perderlo de vista, mientras una sonrisa malvada se instalaba en tu cara... O me equivoco mucho ?

    Un abrazo padrazo !!

    ResponderEliminar
  4. No me diga que el grillo adhería a la plataforma del Psoe?
    Tal vez se haya deprimido...

    ResponderEliminar
  5. Julio, ¿caliente?..., pues no sé, la tonada que estaba interpretando era más bien lúgubre, pero por si acaso, la próxima vez le contrato a una profesional...
    Abrazo.


    Doctora, pues sólo espero que no me haya intentado seducir a mi..., soy hombre de un sólo grillo.
    Besos.


    Fer,... esto... a ver cómo me explico sin que suene mal... no habrá presente nadie de la protectora de animales ¿no?... Pues sí, es posible que le hubiera pagado un billete de vacaciones con todos los gastos pagados en las islas cloacas...
    Abrazo.


    Carugo, posiblemente, ya digo que la tonada interpretada tenía un cierto tinte lúgubre... Aunque claro, también puede ser que el grillo en cuestión fuese un inepto musicalmente hablando...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues si estuvieras aquí....
    En las palmeras de la calle debe habe anidado todo grillo viviente. Imagina los conciertos nocturnos que tenemos.
    ;DD

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que te dió por sacarlo al fresco y no enseñarle la suela del zapato , eso es irreversible , yo no lo hubiera dudado , no soporto los ruídos constantes

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Que lo tiró con los grillos!! Imaginate manejar 300 kilómetros, llegar a las 10 de la noche a la casa de tus suegros (en el campo) y que un par de estos bichitos te canten una serenata durante todo el fin de semana...

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Cuanto miramiento¡¡¡
    En mi casa alguna vez se ha colado un grillo y corriendo llamamos al gato para que "juegue" con él....
    Yo, en tu caso, tb me decanto por la idea de que tu grillo testaba tirando los tejos descarao :P

    Un beso, elvis

    ResponderEliminar
  10. Cómo se ve que no sabes nada del lenguaje de los grillos. Pero, hombre, ¿cómo se te ocurre darle una triste hoja de vulgar lechuga, mientras olía como freías ricas y sabrosas patatas? Además, seguro que le diste la más fea del manojo. Así cómo quieres que deje la musiquita. Yo en su lugar no habría parado de cantar hasta que te hubieras dado cuenta de tu cruel injusticia. No tienes corazón.

    ResponderEliminar
  11. El Guardian, qué me vas a decir a mi si vivo en un pueblo..., pero en la calle no son tan molestos como cuando lo tienes a medio metro y retumba en las paredes...
    Besos.


    Caarsa, yo tampoco lo soporto, pero tengo hija para recordarme que semos cristianos... mecachis!!
    Abrazo.


    Brujotinto, me imagino, me imagino, y encima pasar por ello por ir a ver a tus suegros... lo siento, de verdad que lo siento...
    Abrazo.


    Novicia, no me digas eso... para alguien que me tira los tejos y no me entero... si es que ya he dicho alguna vez que soy muy despistao...
    Besos.


    Skywalker, no le protejas, a ver si encima de ocupa va a resultar que le tengo que poner menú a la carta...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me temo, Elvis, que este grillo es como la primera hormiga de la "Marabunta" una avanzadilla ... la semana que viene ya hablaremos ... cuando estes invadido por la plaga grilleril que viene al entierro... Un besote.

    ResponderEliminar
  13. Chewbacca, sí, en tu caso con un poco más de pelo...
    Besos.


    Kamikaze, espero que no llegue ese momento, por si acaso le he puesto el gotero de suero y una enfermera personal...
    Besos.

    ResponderEliminar

Uy lo que han dicho...