5 de junio de 2013

El globo se elevaba.

El globo se elevaba…




Había alcanzado ya la altura de un tercer piso, donde un hombre, asomado a la ventana, lo observaba con atención. Pensó en cuál sería la razón por la que aquel globo se elevaba hacia el cielo.

Mejor dicho, pensaba en cuál sería la otra razón por la que el globo se elevaba. Sabía que el globo se elevaba porque estaba lleno de Hidrógeno o Helio, pero esa no era la razón, ya que, aparte de eso, para que el globo se eleve tiene que estar suelto. Si estuviera sujeto a algo, no se elevaría. Y eso es lo que se preguntaba, porqué estaba suelto y se elevaba…

Miró hacia abajo. En tierra firme, en la acera, descubrió a un niño que, con cara bastante más disgustada que él, también observaba como el globo se elevaba. Era evidente que se le había escapado de sus manos, y el hombre de la ventana se preguntó porqué se le había escapado. Pregunta a la que lógicamente no encontró respuesta.

El niño lo sabía. Se lo había ofrecido a su padre, quien, con el brazo estirado en dirección a su hijo, miraba hacia otro lado, perdiendo de vista la cuerda que sujetaba el globo y que el niño, pensando que su padre lo tenía sujeto, había soltado antes de que su padre lo sujetara firmemente. Se preguntó porqué su padre había mirado para otro lado, sin encontrar una razón coherente. Lógico, era un niño…

El padre lo sabía. Había captado poderosamente su atención, una señora, o señorita vaya usted a saber, con una minifalda algo más corta de lo que la prudencia aconseja. A escasos cinco metros de la posición de nuestro embobado padre, la fémina se inclinaba hacia delante mostrando una total ausencia de ropa interior. Se preguntó porqué se agachaba tanto. Bueno, también se preguntó porqué no llevaba ropa interior, aunque la razón no le importó en absoluto. La razón de que no llevara ropa interior, quiero decir… Por supuesto, no encontró respuesta, y por supuesto… tampoco se lo preguntó.

La mujer sí que lo sabía. Me refiero a que sí sabía porqué se inclinaba hacia adelante, porque, seguramente, también sabía porqué no llevaba ropa interior. Pero eso no importa. Importa, pero no es relevante en esta historia. El caso es que la mujer sabía porqué se inclinaba. Hacía mucho tiempo que no veía un billete de cien euros, uno como el que acababa de ver tirado en el suelo delante de ella. Agenciarse con un billete de cien euros, es un noble motivo para olvidarse de las consecuencias de mostrar la total ausencia de ropa interior, y pensó, mirando a su alrededor, quien habría sido el mal afortunado que lo había extraviado.

Nadie, de los que se encontraban a su alrededor, parecía buscar nada. Solamente un niño que, al lado de un padre que la miraba atentamente, quizás demasiado atentamente, miraba hacia el cielo con cara de disgusto. Se preguntó porqué el niño miraba al cielo. Y también se preguntó porqué aquel hombre la miraba sin pestañear… sin llegar nunca a saberlo.

Pero el niño si lo sabía. Y el padre también lo sabía…



Moraleja: Todo en la vida, tiene un “porqué” razonable. Aunque, a veces, no sepamos porqué.




12 comentarios:

  1. Creo que yo también lo sé, pero no estoy muy segura :p

    Muaks!

    ResponderEliminar
  2. !!Hola,Elvis!!

    Como dijo garcia marquez-Todo lo que sucede,sucede por una razon.

    ¿Fue el destino,el azar, que estuvieran en la ventana con el globo,el que perdio los 100 euros debio tener mas cuidado,la señorita sin ropa interior debio ese dia taparse mas porque hacia frio y se podria haber resfriado?

    Porques que se quedaran en la incognita del ¿por que?.

    Me ha fascinado tu nuevo post,maravilloso.Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  3. De lo que se deduce que todos los hechos están encadenados entre sí y que si una mariposa agita las alas en Hong Kong una tormenta se desata en New York y esas cosas. Yo también me hubiera agachado a por los 100 euros; aunque me hubiera tenido que quitar los calzoncillos.
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado... Es cierto que todo lo que nos parece inexplicable tiene que tener su explicación. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Con 100 euros se podría comprar mucha ropa interior y muchos globos. Pero nada mejor que utilizarlos para crear una gran historia de dudas, aprendizaje, pérdida, sexo y ambición.

    ResponderEliminar
  6. Mira, no hay mal que por bien no venga... Ahora con los 100€ se puede comprar unas bragas y la próxima vez evitará tanta desgracia...
    Efectivamente, siempre hay un porqué para cada acción, aunque ni el mismísimo protagonista la conozca.

    Un beso, Elvis

    ResponderEliminar
  7. (acabo de leer que el hombre revenido ha pensado lo mismo...¡¡qué poco original soy¡¡¡)

    ResponderEliminar
  8. Dalicia, decir que lo sabes y no contarlo es delito, así que ya sabes...
    Besos.


    Lady, gracias. Efectivamente, se tenía que haber tapado un poco jajaja
    Besos.


    Juan Carlos, y quien no... con los tiempos que corren no es cuestión de pararse a taparse el culo...
    Saludos.


    Mi Alter Ego, así es. Hay un dicho que lo resume: "Cuando alguien hace algo que parece una estupidez, puedes pensar dos cosas, que es gilipollas, o que sabe algo que tú no sabes..."
    Besos.


    Novicia, no creo que dejar el trasero al descubierto fuera una desgracia para esa mujer. Seguramente iba de esa guisa porque le importaba un pimiento que la vieran. Al menos estoy seguro de que la importaba menos que el billete de cien euros...
    Besos.


    Hombre revenido, cierto. Es una de las muchas utilidades de los billetes de cien euros jajaja
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. No me refería a su desgracia, sino a la del crío, que es el que sufre el daño colateral final ;-)

    ResponderEliminar
  10. Mi afirmación gratuita sobre la inexistencia de las casualidades no es casual, sí causal.

    Todo sucede y provoca, el caso es querer averiguar el porqué, probablemente sólo se conozca con tiempo, quizás nunca, pero... ¿para qué saberlo?.

    ResponderEliminar
  11. Novicia, lo habré malinterpretado, como los cien euros los encontró la moza...
    Besos.


    Sergio, efectivamente, toda acción tiene una repercusión... o una reacción, depende como se mire, pero saber el porqué de las cosas lo llevamos incrustado en nuestra genética. Unos más que otros, claro está...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Uy lo que han dicho...