29 de julio de 2013

Día de playa II.

Lea esto antes, si no lo ha hecho ya.


Una vez se hubo quitado la ropa, aquel hombre pensó, y de una manera de lo más espontánea, que lo más sensato sería darse un baño.

Hacía calor. El suficiente como para que el refrescarse se convirtiera en una cuestión de vital importancia. Sobre  todo para sus acalorados pies. Y también para deshacerse de la ya gruesa capa de sudor que le cubría. Ni siquiera el hecho de que sus pies volvieran a sufrir al pisar la arena, y le hicieran dar saltitos de puntillas, hizo que desistiera de su intención de refrescarse.

Tras hacer algún que otro alto en el camino, descansado sus pies en varias toallas de algún ajeno/a, con o sin permiso, llegó al pequeño tramo de arena mojada que antecede a la orilla. La sensación que captaron sus pies le llenó de alivio, pero… enseguida sintió desasosiego. El típico desasosiego que se siente cuando a uno le entran ganas de orinar, seguramente por sentir la humedad bajo los pies.

Dicha circunstancia normalmente no representa ningún problema, basta con meterse al agua hasta que nos cubra el pecho y, apartando un poco el bañador, dejar que todo fluya… Y lo intentó. Llegó a la orilla e introdujo los pies en el agua. Inmediatamente, sintió como dos relámpagos de hielo, circulaban a velocidad extrema desde la punta del dedo gordo de cada pié, hasta la punta de los pelos de su cabeza, los cuales se erizaron instantáneamente. Sí, otras partes de su cuerpo también se erizaron. Otras… se encogieron compulsivamente.

El agua estaba helada. Lo suficiente como para que sólo estuvieran metidos en él, dos surfistas con traje de neopreno incluido. Lo suficiente como para plantearse, si la capacidad acumulativa de su vejiga, le permitiría evitarse morir congelado en el agua. Durante un par de minutos se quedó allí, de pies con el agua hasta los tobillos, inmóvil. Hasta que empezó a entrelazar las piernas, en un gesto que delataba que, evidentemente, su vejiga no tenía una gran capacidad acumulativa…

Haciendo de tripas corazón, se adentró en el agua, sólo lo justo y necesario. Más exactamente hasta las rodillas, de modo que arrodillándose, el agua le llegó hasta el bajo vientre. Deslizó cuidadosamente el bañador, liberando su pene dejando que todo fluyera… justo en el momento que una gran ola le hizo perder el equilibrio, arrastrándolo hasta la misma orilla. Cuando abrió los ojos, se descubrió a si mismo totalmente descubierto, al lado de dos señoras de avanzada edad, que murmuraban escandalizadas…  mientras que todo seguía fluyendo de manera totalmente natural.

Tuvo suerte. Al estar tumbado boca arriba, la orina, calentita como ella sola, le calentó el estómago y la mayor parte del pecho. De no ser así, seguramente habría sufrido una hipotermia… Tras la copiosa micción, se subió el bañador y se levantó. Estaba lleno de arena, pero prefirió quedarse como estaba, en lugar de meterse al agua y volver a congelarse.

Se dirigió a su ubicación en la arena, justo donde las tres lozanas mozas, se untaban copiosamente protección solar las unas a las otras. Aquella visión, hizo que desapareciera de su cuerpo cualquier resquicio de frialdad. Ante la mirada de una de ellas, cogió su bote de crema e intentó imitarlas, haciéndola un claro gesto de que no llegaba a su espalda.

La chica entendió la indirecta tan directa, y se prestó a ayudarle. Echó un gran chorro de crema en sus hombros y empezó a extendérselo por su espalda. A los pocos segundos, la mezcla de sudor, arena, protección solar… y algunos resquicios de aquello que la chica no tenía ni pajolera idea que aquel hombre se había rociado a si mismo involuntariamente tumbado en la orilla, se había adherido irremediablemente a su mano.


Instintivamente, la chica acercó su mano a la nariz… y salió corriendo hacia la orilla a lavársela como pudo.






10 comentarios:

  1. Una pregunta y tan sólo una ¿la playa a la que fue es alguna de la costa cántabroatlantica?
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. jajaja, lo de acercarse la mano a la nariz instintivamente m'encanta... yo también lo olisqueo todo

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Elvis!! has sido mi primera lectura mientras desayuno antes de irme a la ofi. Genial, me has hecho reir y no veas cómo entiendo a ese pobre hombre jajajaja yo por eso paso olímpicamente de ir a la playa ¡no lo soporto! puagggggggggggggggggg... arena, gente, calor, pegajosa de crema y encima eso, cada vez que hay que ... haleeeeee al agua congelada!! nada nada, me quedo en la pisci.
    Saludos y me hago seguidora de tu blog, tu sentido del humor me ha encantado.

    ResponderEliminar
  4. Ahhhh. Qué grimilla me ha dado... Yo es que soy de lo más asquerosita para estas cosas. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué ascazo, cómo odio las playas ;P

    ResponderEliminar
  6. Juan Carlos. Sí, el agua congelada lo delata...
    Saludos.


    Dina, esa es una buena manera de no llevarse una sorpresa desagradable jajaja.
    Besos.


    Maite, me alegro que te haya hecho reir y gracias por los elogios.
    Yo tampoco soporto la playa, aunque... en ocasiones veo arena... jajaja.
    Besos y bienvenida a tu casa.


    Mi Álter Ego, no me extraña. A mi también me ha dado grima, lo cual es preocupante, porque eso significa que tengo una imaginación un tanto grimosa...
    Besos.


    Doctora, yo también. Pero a veces no puedo evitar visitarlas... por imperativo legal. Vamos, porque lo manda la parienta jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Com muitas saudades depois de uma pequena ausência
    estou voltando para agradecer seu carinho comigo
    eu entendo ,que a amizade é eterna quando somos amigos de verdade.
    Nessa ausência pude compriender o quanto
    sua presença enche minha vida de esperança.
    Esta sendo difícil passar por mais essa fase
    da minha vida.
    De sorte a minha fé é inabalavel por maior ,
    que seja minha luta procuro ser cada dia mais forte.
    Eu ainda não sei de onde vem minha força,
    mais acredito , que vem do Alto Dos Céus.
    Onde as estrelas e os anjos me cobre de paz e de luz
    restaurando assim minha vida.
    Com muito carinho deixei um premio na postagem
    caso gostar leve por favor.
    Deus abençoe seu final de semana.
    com carinho e minha amizade pra sempre.
    Beijos no coração e na sua alma.
    Evanir.

    ResponderEliminar
  8. Que despropósito de acontecimientos...

    Y solo por darse un baño...

    ResponderEliminar
  9. Teo, hay días que es mejor no salir de casa, por mucho calor que haga. Y gente que debería quedarse en casa, por mucho que esté sudando...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Uy lo que han dicho...