2 de noviembre de 2009

Inteligencia "inteligente".

Todo país que se precie, tiene un Servicio de Inteligencia. Ahora bien, dicho servicio ¿es realmente inteligente, o simplemente va de listo?

Y además… ¿a qué se dedica dicho servicio, qué labor desempeñan sus miembros?, quiero decir las personas que componen tal colectivo, no los miembros de éstos. ¿Se dedican a analizar problemas y buscar soluciones, o se prestan para que los analicen a ellos mismos? Si como dicen, un servicio de inteligencia siempre vela por la seguridad nacional… ¿porqué hay de todo en una nación, menos seguridad? Es posible que a muchos de ellos, les hayan practicado una lobotomía antes de incorporarlos a su destino, para lavarles el cerebro y que puedan pensar en otra dimensión. Porque no creo que esa gente piense en la misma dimensión en la que pensamos los ciudadanos de a pié. La suya es la sexta dimensión, que debe ser algo así como caminar fumado por una cama elástica de esas en las que ni agarrado puedes andar sin caerte.


Sean inteligentes o no, lo que si que hacen bien es servir de escudo a los mandamases, que los usan como justificación de muchos fracasos, esgrimiendo argumentos tales como: que si sus informaciones no eran veraces, que si dieron información manipulada, que si tener mucha información nos abrumaría…

A los del servicio de inteligencia nadie les conoce, siempre se han ocultado como agentes secretos, así que las críticas van a parar a alguien tan indeterminado que no sabemos si llamarle “él”, “ella” o “ello”. Son como un saco roto, que por mucho que intentes llenar de críticas, siempre acaba vacío.

Estoy seguro de que muchos de ellos son dignos de un estudio exhaustivo, o al menos, de una inspección de su trabajo por parte de los asuntos internos de tal servicio. Claro que en ese caso, habría que controlar también a los de asuntos internos, por un segundo equipo de asuntos internos, que esos, seguramente, serían más de fiar que los primeros, porque para formar ese grupo, ya se habrían terminado los sujetos utilizados como “sujetos inteligentes” y estaría formado por gente menos inteligente, o que simplemente no va de lista, con lo cual sólo estarían capacitados para pensar en primera o segunda dimensión.

Esto nos garantizaría, que al menos alguien del servicio de inteligencia, contemplaría los problemas en su verdadera dimensión, para hacérselos llegar al mandamás de dicho colectivo, para que pudiera actuar en su justa medida, si es que éste tiene alguna intención de hacer algo con la información que le llegue.

Porque esa es otra, también es posible que el servicio de inteligencia, sea realmente inteligente, no vaya de listo, y que una vez concluidos sus estudios y búsqueda de soluciones para solventar los problemas, no lleguen a sus superiores en la medida y tiempo necesarios, o lo que es más grave, que sea el mandamás quien va de listo, o simplemente, se pase tales estudios por el forro, o los use como papel higiénico. Porque lo importante, no es tener una información, sino saber utilizarla y por supuesto usarla, no guardarla en un cajón para que haga relleno. Pero como el mandamás, que puede que sea inteligente, la mayoría de las veces va de listo, cuando se decide a usar dicha información, lo hace en la sexta dimensión, y entonces pasa lo que pasa, que acabamos todos por el suelo con cara de fumaos, preguntándonos “¿porqué nos hemos caído, si ya sabíamos que nos íbamos a caer?”…

Y a nosotros, los no inteligentes, el CNI (Capullos No Identificados) en colaboración con la CIA (Capullos Impresentables Absueltos), la KGB (Keremos Gran Bacanal), la INTERPOL (Intentaremos No Tolerar El Resurgir Para el Obrero Libre), por sólo citar algunos de los “servicios de inteligencia” más relevantes a nivel mundial, nos quieren hacer creer que velan por nuestra seguridad y la buena marcha del país… Reunirse, se reúnen, comer, también comen, y viajar, más que el Papa, pero lo que es tomar decisiones inteligentes, se lo deben dejar a los que van de listos…

La próxima semana, hablaremos del Gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Uy lo que han dicho...