11 de enero de 2017

Escaleras

A veces me paro a pensar. 

Lo hago con disimulo, pocas, la verdad, porque la mayoría de las veces desvarío o divago. No, no le estoy diciendo que diga “vago”, me refiero a divago del verbo divagar, que no tiene nada que ver con el verbo vaguear. Bueno es posible que sí tenga que ver,  ya que muchos vagos tienen mucho tiempo libre y… divagan. En fin, que me estoy yendo por las ramas y voy a terminar cayéndome del árbol.

Como iba diciendo, a veces me paro a pensar, desvariar o divagar. No quiero decir que vaya andando y me pare, no, dejo lo que estoy haciendo y me paro a pensar, como hombre que soy, no puedo hacer dos cosas a la vez.  Y hoy me ha dado por desvariar acerca de una cuestión trascendental: ¿Se ha parado usted alguna vez a pensar, la cantidad de veces que ha subido por las escaleras de su casa? Yo sí. No me pregunte porqué, pero lo he hecho. 

Sí, sé que es raro. Y no sólo es raro el hecho de pararme a pensar en cuántas veces he subido por las escaleras de mi casa, sino que también es raro el hecho de pararme a pensar. Y esta vez no me he conformado con eso, sino que además, también me he parado a pensar en las veces que las he bajado. Y he llegado a la conclusión de que son las mismas. No sólo son las mismas escaleras, sino que además las he subido las mismas veces que las he bajado. Es decir, muchas. Demasiadas. Sin importar si lo he hecho deprisa o despacio, aunque seguramente las baje más rápido de lo que las subo.

 Y he llegado a esa conclusión yo solito, porque si empleamos sólo un poco de lógica, siempre que subimos unas escaleras, tarde o temprano las volvemos a bajar. Salvo que no vuelva usted a salir de casa, lo cual me parece algo bastante improbable, y por mucho que ahora se pueda comprar de casi todo sin salir de casa, siempre habrá algún motivo para que vuelva a convertirse en peatón…

Posiblemente, me dirá que usted vive en un tercer piso con ascensor. En ese caso usted no sólo no cuenta y queda excluido del juego, sino que además estoy completamente seguro de que habrá bajado las escaleras bastantes más veces de las que las ha subido. ¿Cierto o no?... Lo suponía. Pero los que vivimos en una casa de pueblo, de las de toda la vida, de las que eran el único tipo de vivienda hasta que a alguien se le ocurrió amontonar pisos unos encima de otros, y además dicha casa es una casa con dos plantas y buhardilla, tenemos la costumbre de subir siempre andando por las escaleras. Y también las bajamos andando, más que nada, porque no tenemos ascensor.

Posiblemente, me dirá que hay gente que, viviendo en una casa como la mía, si que tiene ascensor… Cierto, algunos casos hay y no voy a negar la evidencia. Pero no me negará, que dicha gente, es gente asquerosamente rica. O escandalosamente rica, llámelo como quiera. Y además, asquerosamente vaga. O escandalosamente vaga. Y yo no soy escandalosamente vago. Un poco quizás sí, eso dice mi mujer, pero no soy escandalosamente vago. Tampoco asquerosamente vago. Ni tampoco soy asquerosamente rico. Ni escandalosamente rico. Bueno, es posible y sólo posible, que esté rico de sabor, pero vaya usted a saber, nunca me ha dado por probarme y… ¡OIGA!... pero… ¿QUÉ HACE?... ¡no me muerda cacho animal!, que sólo tengo dos brazos, y además sólo tengo uno derecho…


En fin, suba las veces que suba las escaleras, y las baje las veces que las baje, hágalo con cuidado no vaya a caerse, piense en la cantidad de veces que le quedan por subirlas… o bajarlas. 






26 comentarios:

  1. Ya que las cuentas, las puedes usar como sistema de entrenamiento físico. Por eso de los propósitos de año nuevo y tal...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, pero llevo años subiéndolas y bajándolas y lo único que he conseguido ha sido... cansarme. Así que no creo que este año cambie el tema...
      Besos.

      Eliminar
  2. Yo vivo en un piso 12. Ni las subo ni las bajo. Tal vez debería aprovechar para hacer ejercicio pero por las mañanas tengo sueño y por la tarde cuando vuelvo estoy muy cansada. O sea, que ni lo he hecho ni lo haré. De pequeña vivía en una casa y sí subía y bajaba escaleras pero era joven y llena de energía.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces proponte una reflexión: ¿cuántas veces subes y bajas en el ascensor?...
      Besos.

      Eliminar
  3. Ufffff... que si lo he pensado. Tanto pensé en las escaleras, que me dije... ¿cuántas escaleras subo yo al día? Total, que empecé a contar las de mi piso, las del metro, las de mi trabajo, las de la calle.

    Y llegué a la conclusión de que no usar ascensores ni escaleras mecánicas equivale como a 15 minutos de ejercicio al día para mí. Fíjate si pensé en las dichosas escaleras xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, acabas de provocarme fatiga jajaja
      Contar escaleras es una bonita manera de hacer entretenido el camino y además de fortalecer la memoria, por aquello de acordarte de cuantas escaleras llevabas contadas...
      Saludos.

      Eliminar
  4. Cuarto sin ascensor toda mi vida. Ahora segundo con ascensor, no subo las escaleras ni loca.

    Más que preguntarme lo de las escaleras a veces me gustaría saber cuántos kilómetros he andado en total en mi vida.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuarto sin ascensor?... Uf, tienes que tener unas piernas y un..., eso, todo duras y fibrosas, y todo duro y fibroso...
      ¿kilómetros andados? Otro motivo de reflexión, aunque bastante más difícil de calcular...
      Besos.

      Eliminar
  5. Vivo en un segundo sin ascensor. Pero estoy convencida de que si tuviera ascensor, no haría uso de él. No me gustan mucho. Bueno, no me gustan nada. Esto se lo digo a nadie. Siempre digo que es por hacer una mijica de ejercicio físico. jajajajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente no te gusten los ascensores porque vives en un segundo... a partir del segundo piso surge el amor y te enamoras idilicamente de los ascensores. Te lo aseguro.
      Besos.

      Eliminar
  6. Las tres neuronas que tengo reservadas para pensar se han enfadado conmigo cuando he propuesto lo de contar escaleras, teniendo en cuenta que vivo en un faro y soy voluntaria en un campanario en mis ratos libres...

    De hecho, es mentira. Ha sido la neurona chula la que ha dicho eso, mira que le tengo dicho que se comporte, pero no hay manera, tú.


    Saludos.

    PD - Cuídate ese brazo (el derecho, sí, pero el torcido también, pobrete...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis pocas neuronas también están a punto de congelarse, están juntitas viendo como nieva por la ventana, aunque contentas por no tener que subir tantas escaleras como las tuyas...
      Besos.

      Eliminar
  7. Subir escaleras, abrir puertas, accionar interruptores... esto no hay quién lo aguante....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón, demasiadas acciones rutinarias, deberíamos improvisar más a menudo...
      Saludos.

      Eliminar
  8. Jajajaja, buenas divagaciones.
    Gracias por pasarte por mi blog.
    Estoy un poco retirada por el proceso en el que estoy inmersa pero cuando vuelva al ruedo tienes una seguidora más.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mutuo. La actividad bloguera hay que tomársela con tranquilidad, que la saturación no es buena.
      Besos.

      Eliminar
  9. Bueno, ya la tenías, pero no sé porque no se me actualizaba, ahora te he vuelto a poner en el feedly :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El Feedly?... eso me suena a chino jajajaja

      Eliminar
  10. Y los que viven en una auténtica casa de pueblo? Esas que no tiene pisos? En mi caso que soy asquerosamente rica (quien me ha probado eso dice), asquerosamente vaga, entre semana vivo en un piso con ascensor y el fin de semana en una casa de pueblo. A veces el ascensor no funciona, y como soy asquerosamente vaga me quedo en el bar tomando una cerveza hasta que lo reparan y entonces con tiempo libre vagueo y divago pensando en cuánta gente se parará a pensar en cuantas escaleras suben al día...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, espero que después de que te hayan probado, hayas seguido entera y de una pieza...
      Besos.

      Eliminar
  11. Pues yo precisamente vivo en un tercer piso con ascensor y sí, he bajado las escaleras más veces que las he subido xD
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Si es que a veces parezco adivino...
      Besos.

      Eliminar
  12. Pues yo vivo en un primero con un ascensor que para entreplantas y para subir al medio-segundo, como que no. Eso, y que el portal está bastante algo, hace que, como quien no quiere la cosa suba unos 30 peldaños. Muy sano, muy guay, sobre todo cuando te toca subir la compra de los cujons!

    Eso sí, divagar sobre divagar, ya tiene mérito!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces estás a mitad de camino entre los que suben muchas escaleras y los que no suben ninguna. La compra siempre es motivo de ejercicio físico jajaja
      Divagar sobre divagar no tiene tanto mérito, es más, creo que divagar es el mejor tema para divagar...
      Besos.

      Eliminar
  13. Yo procuro subir y bajar andando pero ... el ascensor es muy tentador jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, esa es una de las tentaciones más peligrosas de los edificios, por un lado la vecina del quinto y por otro lado... el ascensor jajaja
      Saludos.

      Eliminar

Uy lo que han dicho...